OBESOGENOS-2

(2ª parte)

Los obesógenos

Existen más de 500.000 moléculas químicas usadas, pero sólo cerca de 800 se han considerado como disruptores endocrinos y posibles obesógenos.

Los obesógenos más estudiados son:

OBESOGENOS-2 MÁS COMUNES

EL TRIBULTILESTANO (TBT)

Durante mucho tiempo se utilizó como biocida en pinturas de barcos, se ha comprobado que podía inducir masculinización en las hembras de moluscos. También ha sido utilizado en la agricultura y la industria.

Es capaz de inhibir la aromatasa (enzima del CYP450) que se encarga de la conversión de testosterona en estrógenos. (1-2-3)

La exposición a esta sustancia está relacionada con la alimentación a través de marisco contaminado, o a través de aguas industriales ya que se usa como fungicida en fábricas de papel. O también como fungicida a través del trifenilestaño.

 

ACCIÓN:

Se une a PPAR-y RXR promoviendo la acumulación de lípidos y la adipogénesis.

Afecta a las células mesenquimales (ahora conocidas como células y a los preadipocitos 3T3-L1 a transformarse en adipocitos blancos.

Produce aumento de peso en ratones expuestos antes de nacer y en los ratones maduros de ambos sexos.

Las células mesenquimales pueden derivarse en tejido adiposo o tejido óseo, la exposición prenatal de TBT produjo una diferenciación hacia el tejido adiposo, y a un aumento de la grasa corporal en la descendencia de los ratones expuestos. (3-5-6-7-8-9-10-11-12)

La exposición prenatal o postnatal al TBT en ratones produjo un aumento de los niveles de grasa corporal en la descendencia, este aumento de los niveles de grasa también, se observa en ratones de ambos sexos cuando fueron expuestos a esta sustancia. (39-40-41)

Un estudio en Finlandia concluyó, que los niveles de TBT en la placenta de la madre, se correspondía con un aumento del peso infantil, que es un factor de riesgo para padecer obesidad en adultos.

Otro análisis reveló un vínculo importante entre la diabetes y los niveles urinarios de estaño, los organoestañados se unen a los recipientes de plástico en especial el TBT. (42-43-44)

 

COP (CONTAMINANTES ORGÁNICOS PERSISTENTES)

Hablamos de unos compuestos artificiales que son estables y no se degradan con facilidad, por ello tienen tendencia a bioacumularse en el medio ambiente.

Muchos son de carácter lipofílico y se pueden almacenar en los tejidos grasos de animales e incorporarse a la cadena alimentaria humana.

Los casos más conocidos son el DDT (Diclorodifeniltricloroetano) un insecticida que, a pesar de no estar permitido su uso, sólo algunos países en el continente africano lo usan, debido a su bajo precio.

Cuando el DDT se degrada se produce el DDE (Diclorodifenildicloroetileno) ambos se encuentran en el tejido adiposo humano. (13-14)

Un estudio mostró que el DDT y su metabolito el DDE influía en las personas obesas cuando perdían peso, estas sustancias producían problemas de tipo metabólico como niveles bajos de hormona tiroidea (T3) con una disminución de la tasa metabólica en reposo, aumento de peso y una menor homeostasis energética.

A mayor nivel de DDT/DDE los efectos eran mayores.

En ratones se observó una pérdida de la capacidad termogénica y disminución del gasto energético al ser expuestos a dosis elevadas de DDT, la causa podría ser la disminución de la efectividad de la hormona tiroidea en el tejido adiposo marrón. (19-20)

Estudios recientes realizados por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) han considerado como un cancerígeno probable para las personas.  ( Cal / EPA-OEHHA 2016 ; Loomis et al. .2015),

Existe un efecto que se conoce con el nombre de herencia transgeneracional que se ha observado en animales, donde los descendientes de las generaciones F3 y los descendientes masculinos de la generación F4 tenían una mayor prevalencia en padecer obesidad.

Entre otros efectos secundarios se encuentra un mayor índice de masa corporal en niños, un aumento de la Resistencia a la insulina con un aumento de la posibilidad de Diabetes.

Aunque el DDT fue prohibido por el Convenio de Estocolmo, persiste en el medio ambiente y continúa usándose en algunos países (particularmente en África).

transmisión transgeneracional de obesógenos

DES (Dietilestilbestrol)

Esta sustancia es un estrógeno sintético que se fabricó en la década de los años 30 (1.938), fue utilizado por millones de mujeres entre 1.940 y 1.970 para prevenir la amenaza de aborto espontáneo en el primer trimestre del embarazo.

Fue prohibido por los graves efectos secundarios que producía, también se utilizó en animales de granja para mejorar la fertilidad. (15-16)

Los efectos secundarios asociados a este producto fue anomalías en el aparato reproductor de sus descendencias, en el caso de las niñas de madres que habían tomado este fármaco fue mayores problemas a nivel reproductivo, así como cáncer de vagina en mujeres jóvenes y cáncer de mama en mujeres adultas. 

A estas niñas se las conoce como las “Hijas DES”. (17)

PARABENOS (ésteres de alquilo del ácido p -hidroxibenzoico)

Estas sustancias son utilizadas ampliamente como agente antimicrobiano en multitud de productos para el cuidado personal, productos farmacéuticos, papel y alimentos.

Presentan propiedades estrogénicas y se encuentran en distintos tejidos humanos como el tejido mamario. (18)

 

BPA (bisfenol A)

BPA en productos de consumo

El bisfenol A (BPA) es una sustancia química que se utiliza en la fabricación de plásticos de policarbonato, resina epoxi y se encuentra en las botellas de agua, revestimiento de tuberías de agua, revestimiento interno de latas de conservas, dispositivos médicos, papel térmico de supermercado, selladores dentales.

Algunos alimentos contienen niveles elevados de BPA como el caso del atún. (21-22)

La exposición a esta sustancia se relaciona con varios efectos negativos en la salud como aumento de los problemas de reproducción, alteraciones metabólicas tipo diabetes II, aumento de los depósitos de grasa en animales de laboratorio.

Su capacidad obesogénica está relacionada con su capacidad de unirse a los receptores de tipo estrogénicos interfiriendo con su señal.

También podría aumentar los niveles de glucemia en ayunas, alterar el microbioma y los niveles de glutatión reducido a oxidado a nivel hepático. (23-24-25-26-27-28)

Un efecto de esta sustancia es que reduce la cantidad de células grasas, pero aumenta su capacidad para incorporar más grasas, de esta manera tendremos menos adipocitos, pero mucho más grandes. Esto producirá un aumento de la grasa abdominal y una mayor intolerancia a la glucosa. (29)

Estudios recientes relacionan los niveles de BPA en humanos con los niveles de dos hormonas relacionadas con la regulación del apetito como la grelina y la leptina. La leptina inhibe el apetito mientras que la grelina estimula el apetito.

Esta alteración en los niveles de estas hormonas a nivel circulatorio puede afectar al equilibrio hormonal de la saciedad y el hambre. (14-45)

Equilibrio Grelina-Leptina

Un estudio publicado en 2019 en Environmental Research and Public Health mostraba una revisión sistemática y un metaanálisis, indicando una posible causalidad entre la exposición al BPA y la obesidad infantil y el riesgo de obesidad en niños a la exposición al BPA. (77)

FTALATOS

Los ftalatos (ésteres de ácido ftálico) tienen como uso principal aumentar la flexibilidad, transparencia y durabilidad de los plásticos.

Su uso está muy extendido, desde pinturas, adhesivos, envases, juguetes, productos de electrónica, equipamientos médicos, productos de higiene personal, productos alimentarios y farmacéuticos o textiles como la ropa. (30-31)

Por ello siempre es recomendable antes de usar una prenda nueva lavarla

Los ftalatos están considerados como posibles cancerígenos (mama), en 2010 un estudio en Environmental Health Perspectives, mostraba la relación entre esta sustancia y problemas con las hormonas tiroideas, además de afectar a los niveles de crecimiento en los niños.

Otro posible efecto secundario es la resistencia a la insulina en personas obesas, y el aumento de peso a nivel abdominal en hombres adultos de EE.UU. (Se cree que más del 75% de la población de E.U presentan niveles detectables de metabolitos de ftalato).

El ftalato MEHP (ftalato de mono-2-etilhexilo) induce adipogénesis en preadipocitos 3T3-L1 mediante la activación de PPARγ al igual que los COP.

La exposición a Ftalatos también se ha relacionado con trastornos reproductivos, daño en el ADN de los espermatozoides, toxicidad testicular.

Una mayor exposición durante el embarazo aumenta el riesgo de padecer Autismo en formas más severas. (32)

 

TOXICOS ENDOCRINOS

 

PARABENOS

Estas sustancias son utilizadas muy habitualmente por la industria alimentaria, farmacéutica y cosmética como conservantes, han sido clasificados como disruptores endocrinos.

Estas moléculas presentan efectos antiandrogénicos y efectos estrógénicos, al igual que otros obesógenos promueve la diferenciación de preadipocitos en adipocitos.

En ratones la exposición de un metabolito el metilparabeno se ha asociado a niveles elevados de leptina.

La exposición al butil-parabeno puede desencadenar sobrepeso en la infancia, también induce una ingesta mayor y aumento de peso en la descendencia femenina, pudiendo desregular a nivel epigenético al gen de la propiomelacortina (POMC guarda relación con la ingesta de alimentos).

El propil parabeno se asoció con un aumento del 40% en la prevalencia de padecer síndrome metabólico en varones. (74-75-76)

Donde se encuentran los obesógenos

PFOA (Ácido perfluorooctanoico)

Esta sustancia obesógena se encuentra ampliamente extendida, lo podemos encontrar en alfombras, muebles, envases de alimentos, bolsas de palomitas para microondas, mochilas y maletas para viajes e incluso se ha encontrado en el agua potable.

En diciembre de 2011 una investigación encontró un vínculo entre esta molécula y la preeclampsia (hipertensión durante el embarazo)

Un estudio sobre agua contaminada con PFOA, encontró una afectación de los niveles de hormonas y el peso de las crías de ratones durante su exposición en el útero.

Al llegar a la edad adulta, estas crías se volvieron obesas, con niveles muy superiores a los ratones control (no expuestos a PFOA).

Otro de los problemas encontrados fue el aumento de los niveles de leptina una hormona que regula el apetito y el metabolismo.

En situaciones normales la leptina suprime el apetito, pero en personas y animales obesos los niveles de leptina son elevados, por lo que se genera una resistencia a la leptina con un aumento de peso.

Un estudio de 2012 publicado en Environmental Health News relacionó la exposición durante el embarazo con un aumento de peso en las hijas.

También la exposición a esta sustancia obesógena se relaciona con una mayor toxicidad a nivel hepático con aumento del tamaño del órgano. (33-34-35-36-37-38)

Los fitoestrógenos son moléculas que podemos encontrar de forma natural tanto en las plantas como en algunos alimentos. Pueden tener un interés terapéutico en algunas patologías, las fuentes más usadas son el ñame, la soja, legumbres como las lentejas o los garbanzos. (46)

En el caso de las isoflavonas (genisteína y daizdeína) tienen un efecto modulador sobre los receptores estrogénicos, en mujeres postmenopáusicas se ha comprobado que estas moléculas pueden revertir la acumulación de grasa a nivel central. (47)

La alimentación del ganado con soja, puede convertirla en un obesógeno ya que los animales que consumen este pienso en vez de pasto pueden acumular más grasa debido a la genisteína y daizdeína que pueden promover el aumento de células grasas en los animales que la consumen.

 

NUEVOS OBESOGENOS

Existen indicios que otras sustancias que forman o no parte de los disruptores endocrinos clásicos DDT, Ftalatos, Parabenos, PFOA pueden comportarse también como obesógenos.

DIBUTILESTAÑO (DBT)

Esta molécula es el principal producto de degradación del TBT y se encuentra de forma más abundante en el medio ambiente que el propio TBT.

Puede llegar al agua de consumo humano a través de las tuberías de PVC y los estudios muestran que activa los mismos receptores que su original TBT diferenciándose en adipocitos las células mesenquimales tanto en ratones como en hombres.

El DBT puede afectar a nivel perinatal como el TBT con aumento de peso en el tejido adiposo blanco, pero se necesita una exposición más alta para conseguir el mismo efecto que el TBT. (48-49-50)

Esta exposición temprana en ratones conllevó un aumento del almacenamiento de grasa, resistencia a la insulina, intolerancia a la glucosa y niveles elevados de leptina en varones, eso podría indicar un fenotipo de tipo prediabético. (51-52-53)

 

ATRAZINA

Se trata de unos de los herbicidas más usados, se adhiere al suelo de cultivos, a las aguas superficiales, es uno de los contaminantes más habituales del agua potable, como disruptor endocrino produce cambios hormonales, y graves problemas en el desarrollo, reproducción y a nivel inmunológico y neurológico.

Es el responsable de la inducción de cambio de sexo en ranas pasando de rana macho a rana hembra.

Un artículo publicado en PlosOne sugiere que este disruptor puede estar relacionado con la resistencia a la insulina y la obesidad si se tiene una dieta alta en grasas. (78)

 

ANALOGOS AL BISFENOL A

Hemos hablado del Bisfenol A, y de sus efectos secundarios, pero existen otras moléculas que guardan relación con ella, como el Bisfenol S y F que se usan en sustitución del Bisfenol A en la fabricación de nuevos plásticos.

Los efectos tóxicos de estas versiones del BPA (BPS/BPF) son muy parecidas al original, pero presentan una actividad mayor en la activación del PPARy y capacidad para provocar adipogénesis que el BPA. (54-55-56)

LA ACRILAMIDA

Acrilamida-en-los-alimentos

Puedes leer el artículo sobre la acrilamida aquí

Esta sustancia es el resultado de la cocción de alimentos que contienen carbohidratos a altas temperaturas, siendo la principal fuente de exposición.

Pero también es una sustancia muy utilizada en la industria química para elaborar papel o tintes.

Un estudio en ratones expuestos a acrilamida aumenta la acumulación de grasa en los machos que consumían una dieta rica en grasas. (57-58)

Estudios realizados en Francia (130) y Noruega (131) han mostrado que los niños que fueron expuestos a niveles altos de acrilamida a nivel perinatal, tenían más probabilidades de tener un tamaño más pequeño pero una mayor probabilidad de ser obesos a los 3 años.

Se utilizaron dos biomarcadores de acrilamida en humanos como la HbAA (hemoglobina con acrilamida) y glicidamida (HbGA) que es el resultado de su metabolismo, con los datos recogidos por la NHANES entre el 2003-2006 mostraron una asociación de tipo positivo entre los niveles de HbGA y la obesidad y una asociación negativa entre los niveles de HbAA y la obesidad. (59-60)

La acrilamida está clasificada como probablemente cancerígeno para el ser humano (2A), con base en estudios realizados con animales.

A partir del 2019 los estudios epidemiológicos sugieren que es probable que el consumo de acrilamida en la dieta aumente el riesgo de que las personas desarrollen cáncer. (61)

 

ADITIVOS ALIMENTARIOS

La vinculación es cada vez más evidente entre las sustancias utilizadas en la alimentación occidental industrializada y la obesidad.

Se comprobado que determinados aditivos alimentarios de uso habitual tienen un potencial obesogénico.

El 3-BHA (butilhidroxianisol) ha demostrado capacidad para diferenciar preadipocitos con aumento de los niveles lípidos en animales expuestos. (62-63)

GLUTAMATO MONOSODICO

Esta molécula utilizada como un potenciador del sabor y más conocida por ser la responsable del síndrome del restaurante chino en personas con problemas de metabolismo del glutamato.

Está considera un obesógeno, interfiere alterando la secreción del péptido 1 similar al glucagón, una hormona implicada en la regulación del apetito y la saciedad y también tiene un efecto antagonista con el receptor de andrógenos. (64-65-66)

 

INSECTICIDAS Y PLAGUICIDAS

GLIFOSATO

Los neonicotinoides, cuyo uso está ampliamente extendido induce a los preadipocitos 3T3-L1 a convertirse en adipocitos y promueve la obesidad en ratones cuando consumen una dieta rica en grasa y también se le considera una de las principales causas de la disminución de las abejas. (69-70)

Otro herbicida el glifosato, posiblemente el más usado en todo el mundo, induce obesidad al ser expuesto durante la gestación en ratas hembra afectando hasta la generación F2 y F3.

Algunos estudios hablaban de su capacidad de persistir en los cultivos una vez procesados como el algodón, llegando a recogerse muestras en tampones de uso femenino. (67-68)

COMO EVITAR Y ELIMINAR LOS OBESOGENOS

Podemos mejorar nuestra calidad de vida, limitando nuestra exposición a este tipo de sustancias, lo primordial es establecer un protocolo de cambios que afecten al uso, consumo, exposición de estas sustancias.

Lo primero y de vital importancia cambios en el estilo de vida como:

Consumir más alimentos de cultivo ecológico u orgánico, verduras, cereales, legumbres y frutas de cultivos sin pesticidas ni herbicidas químicos como los que hemos nombrado.

Consumir carne criada con pasto y sin antibióticos, al igual que el consumo de lácteos no industrializados y azucarados, huevos de gallina en libertad y pienso ecológico.

Pescado de aguas profundas y no de piscifactorías estabuladas, con preferencia por los pescados azules de tamaño pequeño, que suelen bioacumular menos toxinas en especial metales pesados como el mercurio.

Ejercicio físico

Aparte del beneficio físico, mantenimiento del peso, mejora del metabolismo, flexibilidad, también aporta bienestar a nivel psicológico por el aumento de endorfinas (Moléculas del bienestar).

También es una buena forma de eliminar toxinas a través del sudor de nuestra piel.

En el hogar

Eliminar todos los utensilios de cocina que pueden estar elaborados en parte con PFOA y productos antiadherentes, evitar el uso de recipientes de plástico para conservar alimentos y sobre todo para calentar en horno o microondas.

Evitar mobiliario textil que pueda contener retardantes de llama, que pueden interferir con la función tiroidea, se encuentran en alfombras o sofás.

También en algunos colchones podemos encontrar estos disruptores endocrinos, comprobar la composición ya que en verano solemos sudar y la piel también es una vía de exposición y absorción.

Realizar de forma periódica algún tipo de retiro al campo o en la naturaleza y aprovecharlo para hacer ayunos periódicos o semi ayunos, combinándolos con ejercicio y baños de vapor (sauna turca) muy beneficiosa para la eliminación de toxinas a través de la piel.

Siempre es mejor el cristal o vidrio.

Eliminar de la dieta aperitivos envasados en bolsas de plástico, o las bolsas de palomitas para microondas, pueden contener glutamato monosódico como potenciador del sabor o edulcorantes artificiales.

Vigilar los productos de higiene del hogar tanto para la casa, como de nivel personal, evitando aquellos que contengan parabenos, ftalatos.

Usar jabones naturales y cosméticos que no contengan productos de origen animal.

Elaborar nuestras propias salsas y evitar las industrializadas, pueden contener MSG y otro tipo de conservantes, saborizantes o aditivos industriales. En algunos casos el MSG (glutamato monosódico no viene definido como tal) en los restaurantes chinos está envasado bajo el nombre de Ajinamoto.

Agua del grifo

Es muy recomendable el uso de algún tipo de aparato purificador de agua para el consumo humano, así como para la elaboración de la comida, así evitaremos las botellas de plástico y un menor residuo ambiental.

Consumir alimentos o derivados de soja que no sean OGM

Eliminar los edulcorantes artificiales y el jarabe de maíz

Este producto se utiliza en muchos productos tanto industriales como naturales, se encuentra en galletas, bebidas y como endulzante de una gran variedad de alimentos.

CONCLUSIONES FINALES:

La evidencia ha confirmado la relación de los disruptores endocrinos con actividad obesogénica como una de las causas más importantes en el desarrollo de la obesidad “Obesógenos”, por lo que realizar una línea de trabajo que ayude a su control, exposición y efectos secundarios es una prioridad actualmente.

Los obesógenos (disruptores endocrinos que producen un aumento de peso) han demostrado, en los últimos años ser un problema importante que ayuda a entender el porqué del aumento de peso y las patologías metabólicas.

La relación más investigada ha sido su implicación en la obesidad y los problemas tiroideos, ya que afectan a hormonas como la grelina, leptina u hormona tiroidea.

La exposición temprana como el embarazo y la infancia son factores claves para desarrollar problemas de obesidad de tipo hiperplásica mientras que la afectación en la edad adulta se relaciona con la obesidad hipertrófica.

Existen diferentes sustancias con efecto obesogénico como los BPA, Ftalatos, Parabenos, PCB y otros más recientes como lo acrilamida o los aditivos alimentarios.

También los podemos encontrar en alimentos y en las plantas en forma de fitoestrógenos, aunque su efecto está más relacionado con la función endocrina que con la obesidad.

Las alteraciones genéticas, el estilo de vida moderno occidental, la contaminación ambiental, los alimentos elaborados son las fuentes más habituales de exposición.

Los cambios en los hábitos de vida, consumo de alimentos de tipo orgánico u ecológico pueden ayudar, al igual que el ejercicio físico, también apoyar con terapias específicas los sistemas de excreción del cuerpo como el hígado y equilibrar las bacterias intestinales que forman nuestro microbioma pueden ser de gran ayuda.

Por último, recordar que la pérdida de peso puede liberar estas sustancias que se encuentran en nuestras células grasas (adipocitos) produciendo alteraciones del metabolismo en especial a nivel tiroideo, por lo que la dieta debe de tener en cuenta esta posibilidad entre otras tantas para conseguir unos mejores resultados.

 

COMPARTE EN TUS REDES

Descargo de responsabilidad

Hemos realizado todos los esfuerzos posibles para garantizar que la información proporcionada sea precisa, actualizada y completa, pero no se ofrece ninguna garantía al respecto.

Esta información es un recurso de referencia diseñado como un complemento y no un sustituto de la experiencia, habilidad, conocimiento de los profesionales de la salud, ni pretende ser un diagnóstico ni una terapia referenciada. 

La ausencia de una advertencia para un determinado suplemento/alimento o la combinación de los mismos no debe interpretarse de ninguna manera como una indicación de seguridad, eficacia o idoneidad para un paciente determinado.

 

ULTIMOS ARTICULOS PUBLICADOS

 

 

Referencias:

  1. Masculinization of female gastropod mollusks induced by organotin compounds, focusing on mechanism of actions of tributyltin and triphenyltin for development of imposex – PubMed (nih.gov)
  2. Tributyltin or triphenyltin inhibits aromatase activity in the human granulosa-like tumor cell line KGN – PubMed (nih.gov)
  3. Effect of organotins on human aromatase activity in vitro – PubMed (nih.gov)
  4. Transgenerational Inheritance of Increased Fat Depot Size, Stem Cell Reprogramming, and Hepatic Steatosis Elicited by Prenatal Exposure to the Obesogen Tributyltin in Mice (nih.gov)
  5. Ancestral perinatal obesogen exposure results in a transgenerational thrifty phenotype in mice (nih.gov)
  6. Organotins Are Potent Activators of PPARγ and Adipocyte Differentiation in Bone Marrow Multipotent Mesenchymal Stromal Cells (nih.gov)
  7. Organotins Are Potent Activators of PPARγ and Adipocyte Differentiation in Bone Marrow Multipotent Mesenchymal Stromal Cells (nih.gov)
  8. Prenatal Exposure to the Environmental Obesogen Tributyltin Predisposes Multipotent Stem Cells to Become Adipocytes (nih.gov)
  9. The environmental obesogen tributyltin chloride acts via peroxisome proliferator activated receptor gamma to induce adipogenesis in murine 3T3-L1 preadipocytes (nih.gov)
  10. Activation of RXR–PPAR heterodimers by organotin environmental endocrine disruptors (nih.gov)
  11. Occurrence of organotin compounds in house dust in Berlin (Germany) – PubMed (nih.gov)
  12. Tributyltin: Advancing the Science on Assessing Endocrine Disruption with an Unconventional Endocrine-Disrupting Compound – PubMed (nih.gov)
  13. http://www.inchem.org/documents/ehc/ehc/ehc140.htm (who.int)
  14. Endocrine Disruptors and Obesity. – Abstract – Europe PMC
  15. Diethylstilboestrol–a long-term legacy – PubMed (nih.gov)
  16. Diethylstilbestrol in the prevention and treatment of complications of pregnancy – American Journal of Obstetrics & Gynecology (ajog.org)
  17. Obesogens: An Environmental Link to Obesity | Environmental Health Perspectives | Vol. 120, No. 2 (nih.gov)
  18. Parabens can enable hallmarks and characteristics of cancer in human breast epithelial cells: a review of the literature with reference to new exposure data and regulatory status – Darbre – 2014 – Journal of Applied Toxicology – Wiley Online Library
  19. https://academic.oup.com/toxsci/article/67/1/46/1663433?login=true
  20. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0103337
  21. Bisphenol-A: an estrogenic substance is released from polycarbonate flasks during autoclaving – PubMed (nih.gov)
  22. Bisphenol A and human health: a review of the literature – PubMed (nih.gov)
  23. Bisphenol-A treatment during pregnancy in mice: a new window of susceptibility for the development of diabetes in mothers later in life – PubMed (nih.gov)
  24. Effects of bisphenol A on metabolism and evidences of a mode of action mediated through endocrine disruption – PubMed (nih.gov)
  25. Perinatal exposure to bisphenol a alters early adipogenesis in the rat – PubMed (nih.gov)
  26. Perinatal and postnatal exposure to bisphenol a increases adipose tissue mass and serum cholesterol level in mice – PubMed (nih.gov)
  27. Nuclear receptor profiling of bisphenol-A and its halogenated analogues – PubMed (nih.gov)
  28. The estrogenic endocrine disrupting chemical bisphenol A (BPA) and obesity – PubMed (nih.gov)
  29. Perinatal Exposure to Bisphenol A Alters Early Adipogenesis in the Rat (nih.gov)
  30. CAS Reference Linking
  31. Phthalate Risks, Phthalate Regulation, and Public Health: A Review: Journal of Toxicology and Environmental Health, Part B: Vol 12, No 2 (tandfonline.com)
  32. https://ehp.niehs.nih.gov/doi/full/10.1289/EHP5621
  33. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4431958/
  34. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3279464/
  35. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3279461/
  36. http://www.c8sciencepanel.org/pdfs/Probable_Link_C8_PIH_5Dec2011.pdf
  37. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19433254/
  38. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4431958/
  39. Acute exposure to tributyltin induces c-fos activation in the hypothalamic arcuate nucleus of adult male mice – PubMed (nih.gov)
  40. Effect of tributyltin on the food intake and brain neuropeptide expression in rats – PubMed (nih.gov)
  41. Environmental Obesogens and Their Impact on Susceptibility to Obesity: New Mechanisms and Chemicals | Endocrinology | Oxford Academic (oup.com)
  42. Levels of Tin and Organotin Compounds in Human Urine Samples from Iowa, United States (nih.gov)
  43. Association of placenta organotin concentrations with growth and ponderal index in 110 newborn boys from Finland during the first 18 months of life: a cohort study (nih.gov)
  44. Association between urinary tin concentration and diabetes in nationally representative sample of US Adults (nih.gov)
  45. Low-Dose Bisphenol-A Impairs Adipogenesis and Generates Dysfunctional 3T3-L1 Adipocytes (nih.gov)
  46. Endocrine Disruptors and Obesity (pdf) | Paperity
  47. Genistein decreases food intake, body weight, and fat pad weight and causes adipose tissue apoptosis in ovariectomized female mice – PubMed (nih.gov)
  48. Endocrine disrupting chemicals and other substances of concern in food contact materials: an updated review of exposure, effect and risk assessment – PubMed (nih.gov)
  49. Dibutyltin Compounds Effects on PPARγ/RXRα Activity, Adipogenesis, and Inflammation in Mammalians Cells – PubMed (nih.gov)
  50. Effects of Perinatal Exposure to Dibutyltin Chloride on Fat and Glucose Metabolism in Mice, and Molecular Mechanisms, in Vitro – PubMed (nih.gov)
  51. Using probabilistic modeling to evaluate human exposure to organotin in drinking water transported by polyvinyl chloride pipe – PubMed (nih.gov)
  52. Dibutyltin Compounds Effects on PPARγ/RXRα Activity, Adipogenesis, and Inflammation in Mammalians Cells – PubMed (nih.gov)
  53. Effects of Perinatal Exposure to Dibutyltin Chloride on Fat and Glucose Metabolism in Mice, and Molecular Mechanisms, in Vitro (nih.gov)
  54. Bisphenol A substitutes and obesity in US adults: analysis of a population-based, cross-sectional study – PubMed (nih.gov)
  55. A scoping review of the health and toxicological activity of bisphenol A (BPA) structural analogues and functional alternatives – PubMed (nih.gov)
  56. Obesogen effects after perinatal exposure of 4,4′-sulfonyldiphenol (Bisphenol S) in C57BL/6 mice – PubMed (nih.gov)
  57. Use of poison center data assessment report 2012 (cdc.gov)
  58. Acrylamide induces adipocyte differentiation and obesity in mice – PubMed (nih.gov)
  59. Dietary acrylamide intake during pregnancy and postnatal growth and obesity: Results from the Norwegian Mother and Child Cohort Study (MoBa) – PubMed (nih.gov)
  60. Dietary acrylamide intake during pregnancy and anthropometry at birth in the French EDEN mother-child cohort study – PubMed (nih.gov)
  61. https://es.wikipedia.org/wiki/Acrilamida
  62. Perturbation of 3-tert-butyl-4-hydroxyanisole in adipogenesis of male mice with normal and high fat diets – PubMed (nih.gov)
  63. Butylated hydroxyanisole isomers induce distinct adipogenesis in 3T3-L1 cells – PubMed (nih.gov)
  64. Obesity induced by monosodium glutamate in mice – PubMed (nih.gov)
  65. The endocrine disrupting potential of monosodium glutamate (MSG) on secretion of the glucagon-like peptide-1 (GLP-1) gut hormone and GLP-1 receptor interaction – PubMed (nih.gov)
  66. In vitro bioassay investigations of suspected obesogen monosodium glutamate at the level of nuclear receptor binding and steroidogenesis – PubMed (nih.gov)
  67. Assessment of Glyphosate Induced Epigenetic Transgenerational Inheritance of Pathologies and Sperm Epimutations: Generational Toxicology – PubMed (nih.gov)
  68. Quizalofop-p-Ethyl Induces Adipogenesis in 3T3-L1 Adipocytes – PubMed (nih.gov)
  69. Imidacloprid, a neonicotinoid insecticide, potentiates adipogenesis in 3T3-L1 adipocytes – PubMed (nih.gov)
  70. Imidacloprid Promotes High Fat Diet-Induced Adiposity and Insulin Resistance in Male C57BL/6J Mice – PubMed (nih.gov)
  71. https://www.mamavation.com/featured/obesogens-hidden-chemicals-can-make-family-fat.html/comment-page-1#comment-308148
  72. http://www.diabetesandenvironment.org/home/mech/endocrine-disruption
  73. https://www.env-health.org/infographic-more-than-one-potency/
  74. Effects of parabens on adipocyte differentiation – PubMed (nih.gov)
  75. https://www.nature.com/articles/s41467-019-14202-1
  76. Endocrine Disruptors and Obesity. – Abstract – Europe PMC
  77. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6678763/
  78. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0184306
Ultimas Publicaciones
  • Beneficios de los microorganismos-2
  • Fitoterapia china
  • Boswellia Serrata
  • Virus en los alimentos
  • Bacopa monnieri
Piridoxina vitamina B6

Si necesitas alguna información solicítala y si es posible se te facilitará el acceso a ella