Tratamiento natural de la parálisis de Bell

Manifestación de la parálisis de Bell

Qué es la parálisis de Bell

La parálisis de Bell es una disfunción del nervio facial, par craneal 7 que controla los músculos faciales.

Por lo normal se trata de un tipo de parálisis en la que la persona comienza a recuperarse muchas veces sin tratamiento entre 2 y 3 semanas logrando una recuperación total entre 3 y 4 meses. Aunque en algunos casos la recuperación puede ser más larga y tardar entre 8 y 9 meses

En algunos casos puede llevar algo más de tiempo la recuperación total y en otros pueden quedar pequeñas secuelas o una lesión permanente.

Por lo general el 70% de los pacientes llegan a recuperar totalmente la función de los músculos faciales, en algunos casos inclusive sin ningún tipo de tratamiento.

Cerca del 30% de los casos pueden sufrir problemas a largo plazo como cierta debilidad facial, tics o movimientos faciales involuntarios o inclusive una secreción persistente de lágrimas.

En 1821 sir Charles Bell descubrió y clasificó anatómicamente este problema dándole su nombre parálisis de Bell.

El inicio rápidamente del tratamiento con corticosteroides ayuda a conseguir una tasa rápida de recuperación.

En algunos casos también se combinan con antivirales en el caso de descubrir la presencia de algún tipo de virus

Se desconoce el origen de este tipo de parálisis, pero se cree que la causa puede ser vírica o puede estar relacionada con otras patologías.

La suplementación con nutrientes que puedan mejorar la respuesta inflamatoria pero los ácidos grasos omega 3 y otras plantas cómo ginkgo biloba de tipo antiinflamatorio pueden ayudar, otros suplementos fitoterapéuticos como el regaliz, el reishi o la curcumina pueden ayudar.

También la utilización de vitaminas como la metilcobalamina, o acetil-L-carnitina pueden beneficiar a estas personas, también minerales como el zinc o aminoácidos como la L- Lisina.

 

CARACTERISTICAS DE LA PARALISIS DE BELL

Por la normal, la parálisis de Bell tiene una manifestación rápida qué puede comenzar al levantarse de la cama por la mañana con una cierta debilidad o parálisis de la cara que no tiene explicación.

Por lo general, está parálisis suele afectar a un lado de la cara y de forma muy excepcional a ambos.

La parálisis puede afectar tanto los músculos faciales superiores como los inferiores.

La parálisis de forma bilateral solo se observa en el 1% de los casos

Debido a su sintomatología siempre es recomendable de forma inmediata buscar una solución médica ya que esta sintomatología coincide también con los efectos de un ictus o derrame cerebral.

7ª nervio facial

CAUSAS DE LA PARALISIS DE BELL

Aunque no se conoce una causa primaria de la parálisis de Bell existen ciertas teorías como:

Un proceso inflamatorio debido a una reactivación por una infección producida por un virus, entre ellos se encuentran los virus del herpes y en especial el virus del herpes simple de tipo 1 o el virus del herpes zóster (causante de la varicela) son los más habituales en la mayoría de los casos.

En otros casos el factor puede ser no infeccioso, sino de tipo autoinmune pudiendo causar también inflamación del nervio facial y contribuir a la aparición de la parálisis de Bell.

Este problema puede aparecer a cualquier edad y afecta por igual tanto a mujeres como a hombres, pero existen una serie de factores o causas que predisponen a este tipo de problema, por ejemplo:

 

ORIGEN MICROBIANO:

  1. CAUSA VIRICA:

Dentro del grupo de virus implicados el virus del herpes simple tipo 1 (VHS1) es el que ha sido más estudiado por su relación con esta patología.

Este virus se suele manifestar en dos etapas muy diferentes:

En la primera de ellas existe una infección activa y sintomática dónde se produce la replicación del virus, en cambio en la segunda etapa el virus permanece en forma latente (inactivo) dentro del sistema nervioso, esto puede dar lugar a que en determinadas situaciones se puede producir una reactivación y la consecuente infección.

OTROS VIRUS:

  • Adenovirus
  • Citomegalovirus
  • Epstein-Barr
  • Coxsackie
  • Paperas
  • Rubeola

herpes zoster

  1. CAUSA BACTERIANA:

Otra de las posibles causas es la enfermedad de Lyme producida por la bacteria Borrelia burgdorferi, una espiroqueta que es transmitida por picaduras de garrapatas.

La borreliosis (enfermedad de Lyme) es otra causa de parálisis de Bell con frecuencia mal diagnosticada.

Se cree que cerca del 25 % que las personas diagnosticadas de parálisis de Bell en realidad lo que tienen es la enfermedad de Lyme.

La enfermedad de Lyme tiene tres etapas afectando a la piel (dermatológica) de tipo neurológico afectando al sistema nervioso o de tipo reumatológico con afectación del sistema musculoesquelético.

De las tres etapas la manifestación de tipo neurológica es la más habitual con una aceptación del nervio facial qué ocurre entre el 80 y el 90% de los casos la afectación del sistema nervioso.

En niños la probabilidad de la presencia de la enfermedad de Lyme en los casos de parálisis del nervio facial suele ser mayor, porque se ha observado que los niños el riesgo de parálisis de Bell es menor pero la incidencia de la enfermedad de Lyme es mayor.

Uno de los factores más importantes para la resolución de este problema es un menor tiempo de inicio entre el descubrimiento de la sintomatología y el inicio del tratamiento, un inicio más tarde se ha asociado con un aumento del riesgo del síndrome de la enfermedad de Lyme, qué se caracteriza por una afectación crónica con síntomas persistentes o recurrentes que van desde la fatiga al dolor musculoesquelético presentando también problemas de deterioro cognitivo y físico.

Por lo que poder conocer que la parálisis de Bell está producida por la enfermedad de Lyme puede ayudar a mejorar los resultados

En el caso de la enfermedad de Lyme el tratamiento de forma rápida con antibióticos puede ayudar a la remisión completa en una gran parte de los casos, pero por el contrario el uso de corticosteroides qué beneficia más en los casos de parálisis de Bell suele dar peores resultados en la enfermedad de Lyme.

Debemos de tener en cuenta los meses en los cuales las garrapatas tienen una mayor actividad que va de mayo a octubre

 

Enfermedad de Lyme

DIABETES

(las personas con diabetes suelen tener un riesgo mayor).

La diabetes aumenta el riesgo de desarrollar parálisis de Bell, entre un 5 y un 10% de las personas con diabetes.

También se asocia con una menor tasa de recuperación.

EMBARAZO

  • En el caso de las mujeres, el riesgo se triplica durante el embarazo en especial en el tercer trimestre y la primera semana posparto.

Afecta más a mujeres que presentan complicaciones durante el embarazo cómo la presión arterial alta o la preeclampsia.

Por lo general la parálisis de Bell es más común en mujeres embarazadas que presentan problemas como la presión arterial alta o preeclampsia, la sintomatología puede ser mucho más grave si se desarrolla la parálisis de Bell antes o después del embarazo.

Algunas mujeres que desarrollan la parálisis de Bell durante o después del embarazo tienen un porcentaje mayor de síntomas mucho más graves que aquellas mujeres con parálisis de Bell que no están embarazadas.

HIPERTENSIÓN

Es otro de los factores asociados a la parálisis de Bell con un mayor riesgo y una peor recuperación.

La hipertensión está asociada con un mayor riesgo de padecer parálisis de Bell y con un peor pronóstico de recuperación, el pronóstico de recuperación en hipertensos es más favorable si la tensión arterial está controlada que aquellos con la tensión arterial no controlada.

OBESIDAD

Al igual que el anterior el padecer obesidad se relaciona con un mayor riesgo de padecer parálisis de Bell y con una tasa de recuperación peor.

SÍNDROME METABÓLICO

Este síndrome engloba parte de las afectaciones anteriores, como la obesidad, hipertensión, la resistencia la insulina y en algunos casos diabetes y el aumento del colesterol. En algunos casos aparecen durante el embarazo (diabetes gestacional, hipertensión gestacional, preeclampsia).

Los niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL) con niveles elevados de triglicéridos y de lipoproteínas de baja densidad se ha relacionado también con una mayor probabilidad de desarrollar parálisis de Bell y también con una tasa más baja de recuperación de los síntomas.

OTROS FACTORES

El padecer ansiedad se considera un factor de riesgo para la parálisis de Bell.

En un estudio encontraron que cerca de 53 % de los pacientes con ansiedad presentaban un riesgo mayor de desarrollar parálisis de Bell.

También los pacientes con parálisis de Bell presentaban un 59% más de riesgo de desarrollar un trastorno producido por ansiedad.

También las personas que padecen de migraña suelen tener un porcentaje superior al resto de parecer parálisis de Bell, al igual que las personas que padecen cáncer oral suelen tener también un mayor riesgo de padecerla.

 

SINTOMAS-SIGNOS:

Debido a que la inflamación afecta a la anatomía de los músculos de la cara esto puede provocar un aumento de la compresión de los vasos sanguíneos con un aumento de la isquemia (una disminución del flujo sanguíneo que conlleva una mala oxigenación) del nervio facial.

Debido a que la parálisis de Bell es una inflamación aguda con edema del nervio facial, este nervio controla el movimiento los ojos de la boca y de parte de los músculos de la frente.

Esta isquemia puede producir un aumento del grosor del tejido conjuntivo que a su vez conllevará una mayor compresión de los nervios qué es una de las consecuencias que a veces no puede resolverse en la parálisis de Bell.

Los signos más habituales suelen ser incapacidad para fruncir el ceño, caída que la comisura de la boca y a la parte afectada.

También puede afectar al ojo con una caída del párpado inferior y una incapacidad para poder cerrarlo, también la imposibilidad de girar el ojo hacia arriba.

La afectación del ojo puede afectar a la secreción lacrimal produciendo sequedad del ojo o por el contrario un exceso de lagrimeo.

También puede verse afectado la lengua y el oído presentando una mayor sensibilidad a los ruidos y una pérdida del gusto.

Esto puede afectar al habla, y traducirse en una dificultad a la hora de comer y beber con una cierta incapacidad para poder sonreír.

Cerca del 30% de los casos el nervio facial no se recupera totalmente y esto puede provocar una debilidad o parálisis permanente de los músculos faciales cierta parálisis parcial.

Signos de la parálisis de Bell

COMPLICACIONES

Un estudio encontró una relación entre personas que habían aparecido parálisis de Bell con un riesgo dos veces mayor de padecer un accidente cerebrovascular durante 2,9 años de seguimiento comparados con las personas que no habían padecido este tipo de parálisis.

EFECTOS SECUNDARIOS

Una de las complicaciones a largo plazo es la sincinesia (las fibras nerviosas forman conexiones mal organizadas) y esto puede producir la contracción involuntaria de algunos músculos hola activación del conducto lagrimal durante la comida.

Otro de los efectos secundarios más graves es la sequedad del ojo y la incapacidad de poder cerrarlo de forma completa, esto puede provocar daños graves en la córnea como ulceraciones que pueden provocar problemas de visión.

Por ello es recomendable el uso de lágrima artificial para poder evitar esta situación.

Cómo diferenciar la parálisis de Bell de un accidente cerebrovascular:

La diferencia está en que la parálisis de Bell es la afectación de un nervio periférico mientras que un AVC y es un problema que afecta al sistema nervioso central.

En el primer caso solo queda afectado el nervio facial (par craneal 7).

Por el contrario, en el ictus se puede producir una afectación total de una parte del cuerpo (hemiplejia) con debilidad o parálisis del brazo de la pierna contraria y con afectación de la comprensión y del habla entre otros muchos.

Otra diferencia es que el AVC afecta solo a los músculos de la parte inferior de la cara.

Un estudio encontró que las personas que padecieron parálisis de Bell tenían un riesgo 2 veces mayor durante los 3 años siguientes de padecer un accidente cerebrovascular que las personas que no la habían padecido.

PRUEBAS

Para conocer si es producida por la enfermedad de Lyme se suele realizar un hemograma completo, VSG, PCR (proteína C-reactiva), anticuerpos contra la varicela etcétera, en algunos casos también prueba del líquido cefalorraquídeo, y pruebas de imagen para descartar el origen.

 

La parálisis de Bell es rara en niños menores de 10 años, pero cerca del 50 % de los casos informados de parálisis facial en este colectivo son atribuibles a la enfermedad de Lyme

 

TRATAMIENTO DE LA PARALISIS DE BELL

Terapia con láser de bajo nivel

La terapia con láser de bajo nivel, a veces conocida como terapia con láser frío este tipo de terapia laser utiliza longitudes de onda de luz entre 660 nm y 905 nm.

Esto estimula la reparación de los tejidos, reduce la inflamación y alivia el dolor sin generar calor.

Un estudio realizado de forma aleatoria en 48 personas con parálisis de Bell, el uso del láser de bajo nivel con fue más efectivo que el ejercicio y el masaje facial.

Cámara Hiperbárica

Se trata de una terapia que consiste en respirar durante una hora de oxígeno al 100% en una cámara presurizada.

Esto puede ayudar a suministrar oxígeno a los tejidos afectados por la parálisis y de esta manera poder acelerar la recuperación después de una parálisis.

Es una técnica que también puede ayudar a personas con problemas respiratorios o aquellas que padecen secuelas post AVC.

Factor de crecimiento nervioso

Esta neurotropina, proteína con efectos neurotróficos, interviene en la regulación de la supervivencia, mantenimiento y crecimiento neuronal.

En China ha sido utilizado para promover la regeneración y reparar tejido nervioso en patologías neurológicas como la parálisis de Bell.

La revisión de un metanálisis de ocho estudios realizados en China, mostró que la utilización del NGF podría mejorar los resultados del tratamiento.

Acupuntura para la parálisis de Bell

Una revisión (metanálisis) de estudios controlados donde participaron 1258 personas, la acupuntura aumento la probabilidad de mejoría y en algunos casos fue más eficaz que el tratamiento clásico para la parálisis de Bell.

La utilización de electroacupuntura también mostró mejorías en algunos casos superiores al tratamiento con acupuntura clásica.

Factores como la edad, es decir ser joven, tener un peso normal y estar en la etapa inicial de la enfermedad y mostrar síntomas de menor gravedad aumentan los posibles beneficios de la acupuntura.

Acupuntura paralisis de Bell

Dieta para la parálisis de Bell

Por su posible relación con un origen vírico (Zoster) una dieta baja en L-arginina podría ayudar en muchos casos en la mejoría del resultado. Ya que este aminoácido mejora la replicación viral, por lo que limitar el consumo de alimentos que lo contengan puede ser una buena medida.

Fuentes naturales

Frutos secos, palomitas de maíz, algarroba, postres de gelatina, chocolate, arroz integral, avena, uvas pasas, semillas de sésamo, de girasol, pan integral y todas las comidas ricas en proteínas.

Por otro lado, aumentar los alimentos ricos en L-lisina (AA) podría ayudar a mejorar, la suplementación con este aminoácido podría ayudar a conseguir mejores resultados.

En un ensayo controlado a doble ciego, los participantes que padecían de herpes labial-oral o genital consiguieron reducir la gravedad de los brotes, así como la duración y gravedad con el consumo diario de 1 gr de lisina durante 6 meses.

Dosis superiores a 3 gr/día suelen reducir la sintomatología de forma eficaz

 

 SUPLEMENTACIÓN PARA LA PARÁLISIS DE BELL

METILCOBALAMINA

Es uno de los vitámeros de las cobalaminas se utiliza por ser una forma activa metilada, el uso de las vitaminas del grupo para el dolor y para problemas d tipo nervioso es un clásico, el trío de vitaminas (B1B6-B12) se usa con regularidad para el dolor.

La vitamina B12, tiene capacidad de proteger la vaina de mielina de las neuronas.

60 personas con parálisis de Bell de más de 2 semanas de duración, se dividieron en tres grupos

  • Tomó metilcobalamina sola (inyecciones intramusculares de 500 mcg)
  • Tomo prednisona (Corticosteroide) e inyecciones de metilcobalamina
  • Consumió solo el fármaco.

El grupo que recibió metilcobalamina más el fármaco y metilcobalamina presentaron una recuperación completa sobre las dos semanas, mientras que los que recibieron el fármaco solo tardaron una media de nueve semanas y media en recuperarse.

Otro metanálisis de 5 estudios controlados de forma aleatoria con pacientes afectados de parálisis de Bell (344) la combinación de acupuntura e inyecciones de vitamina B12 redujo la probabilidad de una recuperación incompleta comparada con los que sólo recibieron sesiones de acupuntura.

NIACINA

Con este nombre se conocen a los distintos vitámeros de la vitamina B3 (Acido nicotínico y Niacinamida=Nicotinamida), en este caso se usa el ácido nicotínico, no la niacinamida.

El uso de 100-250 mg de Niacina (ácido nicotínico) en 74 personas dio como resultado una mejoría en el nervio facial entre 2-4 semanas en 73 de ellos.

Esto es debido a que el ácido nicotínico es vasodilatador y rubefaciente, mejorando el flujo sanguíneo, en un estudio 39 de los 74 participantes que consumieron Acido nicotínico a partir de los dos días post inicio, consiguieron una recuperación completa dentro de un plazo de 14 días

 

VITAMINA E

La vitamina E, es conocida por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorios y de potenciar el sistema inmune, en estudios con animales ha mostrado capacidad para la protección del tejido nervioso contra la oxidación por radicales libres y la inflamación

ZINC

Este mineral se utiliza para mejorar la formación de nuevas conexiones neuronales y el crecimiento de los nervios

Además, tiene la capacidad de inhibir la replicación de algunos virus como el HSV1 como han mostrado varios ensayos clínicos.

 

ACETIL-L-CARNITINA

Se trata de la forma acetilada del aminoácido L-carnitina, que influye en el metabolismo de los ácidos grasos,

Combinada con prednisona más 2 gramos de Acetil-L-carnitina durante 14 días produjo una mejoría en la recuperación del nervio facial, que aquellos que consumieron el fármaco más placebo.

La Acetil-L-carnitina se utiliza de forma habitual como suplemento para los problemas de afectación nerviosa, como la neuropatía diabética o la inducida por fármacos como el quimioterápico paclitaxel.

ACIDOS GRASOS OMEGA 3

Los ácidos grasos omega 3, se caracterizan entre otras propiedades por la reducción o inhibición de la inflamación el EPA (Acido eicosapentaenoico) inhibe moléculas importantes de la inflamación como el factor nuclear kappa Beta (NF-kB) y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-a) y la interleucina-6.

Producen prostaglandinas de tipo PG1-3 se convierten en resolvinas que tienen un efecto protector sobre el daño de la inflamación a nivel nervioso, su uso en diabéticos ha mejorado el crecimiento nervioso.

Otras moléculas de interés, pueden ser el Acido alfa lipoico que ha dado beneficios en problemas neurológicos como la neuropatía diabética y la retinopatía. El propóleo es antiinflamatorio, antiséptico y antimicrobiano, se usa en forma de pintalabios para lesiones del herpes labial siendo tan eficaz en algunos casos como los antibióticos de referencia.

acidos grasos omega 3

FITOTERAPIA PARA LA PARALISIS DE BELL

Ginkgo biloba

Es conocido su uso en patologías de tipo neurológico por sus efectos neuroprotectores, inhibiendo los radicales libres, disminuyendo la neuroinflamación, mejorando la función de las mitocondrias.

El Ginkgo promueve el crecimiento neuronal, promueve la regeneración de la vaina de mielina.

Cúrcuma

Un carotenoide la cúrcuma, la curcumina, posee actividad antiinflamatoria y protectora a nivel nervioso, también inhibe la actividad del factor nuclear kappa Beta (NF-kB).

En patologías como el AVC, el estrés oxidativo, la enfermedad de Alzheimer la curcumina protege las neuronas.

El Té verde

Los componentes del té han sido largamente estudiados contiene un grupo de polifenoles en los que destaca la epigalocatequina galato (ECCG) que es un potente antioxidante, neutralizando radicales libres y evitando el daño oxidativo, además de promover la liberación del BDNF (Brain derivated nerve factor) una neurotropina.

Melissa (toronjil)

La Melissa (Bálsamo de limón) pertenece a la familia de la menta, y se ha utilizado como uno de los tratamientos más habituales para las infecciones víricas como los brotes de herpes.

En laboratorio el bálsamo de limón muestra actividades antivirales con el herpes virus (HSV-1 HSV-2)

La aplicación de una pomada de Melissa, cuatro veces al día en 66 participantes en un estudio controlado a doble ciego, durante 5 días, mejoró la mayoría de los síntomas, acortando el tiempo de curación y la propagación de la infección del herpes oral.

Otras plantas como el Regaliz, también tiene un efecto combativo sobre las infecciones virales como el HSV-1, el virus de la varicela, también el hongo Reishi, uno de sus proteoglicanos ha mostrado actividad antiviral en el herpes virus HSV-1 y HSV-2.

 

Descargo de responsabilidad

Hemos realizado todos los esfuerzos posibles para garantizar que la información proporcionada sea precisa, actualizada y completa, pero no se ofrece ninguna garantía al respecto.

Esta información es un recurso de referencia diseñado como un complemento y no un sustituto de la experiencia, habilidad, conocimiento de los profesionales de la salud, ni pretende ser un diagnóstico ni una terapia referenciada. 

La ausencia de una advertencia para un determinado suplemento/alimento o la combinación de los mismos no debe interpretarse de ninguna manera como una indicación de seguridad, eficacia o idoneidad para un paciente determinado.

 

ULTIMOS ARTICULOS PUBLICADOS

 

Bibliografía y fotos:

  1. https://www.jelsciences.com/articles/jbres1277.pdf
  2. https://es.familydoctor.org/condicion/paralisis-facial-de-bell/
  3. https://es.theepochtimes.com/china-recolecta-adn-de-varones-de-todo-el-pais-lo-que-genera-preocupaciones-sobre-eugenesia-y-la-privacidad_538905.html
  4. https://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0026-17422020000300036
  5. herpes simplex virus type 1 https://www.findatopdoc.com/Healthy-Living/herpes-simplex-virus
  6. lyme https://microbeonline.com/borrrelia-burgdorferi-lyme-disease/
  7. Ronthal M, Greenstein P. Bell’s palsy: Pathogenesis, clinical features, and diagnosis in adults. UpToDate. Updated 5/11/2020. Accessed 4/12/2021, https://www.uptodate.com/contents/bells-palsy-pathogenesis-clinical-features-and-diagnosis-in-adults?search=Bell’s%20Palsy&source=search_result&selectedTitle=2~73&usage_type=default&display_rank=2
  1. Zandian A, Osiro S, Hudson R, et al. The neurologist’s dilemma: a comprehensive clinical review of Bell’s palsy, with emphasis on current management trends. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3907546/
  2. Sajadi MM, Sajadi MR, Tabatabaie SM. The history of facial palsy and spasm: Hippocrates to Razi. Neurology. Jul 12 2011;77(2):174-8. doi:10.1212/WNL.0b013e3182242d23 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3140075/
  3. NINDS. National Institue of Neurological Disorders and Stroke. Bell’s Palsy Fact Sheet. Available at https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Bells-Palsy-Fact-Sheet#3050 _
  4. Riga M, Kefalidis G, Danielides V. The role of diabetes mellitus in the clinical presentation and prognosis of Bell palsy. https://www.jabfm.org/content/25/6/819.long
  5. Zhang W, Xu L, Luo T, Wu F, Zhao B, Li X. The etiology of Bell’s palsy: a review. J Neurol. Jul 2020;267(7): https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7320932/
  6. Prud’hon S, Kubis N. La paralysie faciale périphérique a frigore. La Revue de Médecine Interne. 2019/01/01/ 2019;40(1):28-37. doi: https://doi.org/10.1016/j.revmed.2018.03.011
  7. Somasundara D, Sullivan F. Management of Bell’s palsy. Aust Prescr . Jun 2017;40(3):94-97. doi:10.18773/austprescr.2017.030 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5478391/
  8. Ronthal M, Greenstein P. Bell’s palsy: Treatment and prognosis in adults. UpToDate. Updated 2/2/2021. Accessed 4/21/2021, https://www.uptodate.com/contents/bells-palsy-treatment-and-prognosis-in-adults?search=Bell’s%20Palsy&source=search_result&selectedTitle=1~73&usage_type=default&display_rank=1
  9. Gaby AR. Natural remedies for Herpes simplex. Altern Med Rev. Jun 2006;11(2):93-101.
  10. EBSCO CAM Review Board. Lysine. NYU Langone Medical Center. Updated 6/2011. Accessed 1/3/2013, http://www.med.nyu.edu/content?ChunkIID=21791
  11. Greco A, Gallo A, Fusconi M, Marinelli C, Macri GF, de Vincentiis M. Bell’s palsy and autoimmunity. Autoimmun Rev. Dec 2012;12(2):323-8. doi:10.1016/j.autrev.2012.05.008 https://www.researchgate.net/publication/225290587_Bell’s_palsy_and_autoimmunity/link/00b49526a0bbcb3ada000000/download
  12. Ogawa A, Sando I. Spatial occupancy of vessels and facial nerve in the facial canal. Ann Otol Rhinol Laryngol. Jan-Feb 1982;91(1 Pt 1):14-9. doi:10.1177/000348948209100105 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/7073171/
  13. Kölln K, LaCour J, Pillsbury HC. Netter’s Internal Medicine. Second Edition. Copyright 2009, an Imprint of Elsevier. Clinical Key. https://www.clinicalkey.com
  14. Grewal DS. Bell’s Palsy-Tertiary Ischemia: An Etiological Factor in Residual Facial Palsy. Indian journal of otolaryngology and head and neck surgery: official publication of the Association of Otolaryngologists of India. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6127045/
  15. Bremell D, Hagberg L. Clinical characteristics and cerebrospinal fluid parameters in patients with peripheral facial palsy caused by Lyme neuroborreliosis compared with facial palsy of unknown origin (Bell’s palsy). BMC infectious diseases. Aug 10 2011;11:215. doi:10.1186/1471-2334-11-215  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3176206/
  16. Cooper L, Branagan-Harris M, Tuson R, Nduka C. Lyme disease and Bell’s palsy: an epidemiological study of diagnosis and risk in England. The British journal of general practice : the journal of the Royal College of General Practitioners . May 2017;67(658):e329-e335. doi:10.3399/bjgp17X690497 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5409434/
  17. Ho K, Melanson M, Desai JA. Bell palsy in lyme disease-endemic regions of canada: a cautionary case of occult bilateral peripheral facial nerve palsy due to Lyme disease. Cjem. Sep 2012;14(5):321-4. doi:10.2310/8000.2011.110512 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22967702/
  18. Zulfiqar S, Qureshi A, Dande R, Puri C, Persaud K, Awasthi S. The many manifestations of a single disease: neuroborreliosis. J Community Hosp Intern Med Perspect. Jan 26 2021;11(1):56-59. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7850350/
  19. López-Alberola RF. Neuroborreliosis and the pediatric population: a review. Rev Neurol. Apr 10 2006;42 Suppl 3:S91-6. https://neurologia.com/articulo/2006053
  20. Yang A, Dalal V. Bilateral Facial Palsy: A Clinical Approach. Cureus. Apr 25 2021;13(4):e14671. doi:10.7759/cureus.14671 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8159336/
  21. Wormser GP, McKenna D, Scavarda C, Karmen C. Outcome of facial palsy from Lyme disease in prospectively followed patients who had received corticosteroids. Diagn Microbiol Infect Dis. Aug 2018;91(4):336-338. doi:10.1016/j.diagmicrobio.2018.03.016  https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0732889318301093?via%3Dihub
  22. Centers for Disease Control and Prevention. Lyme Disease: Treatment. Accessed 6/23/2021, https://www.cdc.gov/lyme/treatment/index.html
  23. Hirsch AG, Poulsen MN, Nordberg C, et al. Risk Factors and Outcomes of Treatment Delays in Lyme Disease: A Population-Based Retrospective Cohort Study. Front Med (Lausanne). 2020;7:560018. doi:10.3389/fmed.2020.560018 https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmed.2020.560018/full
  24. Fuzi J, Spencer S, Seckold E, Damiano S, Meller C. Bell’s palsy during pregnancy and the post-partum period: A contemporary management approach. American journal of otolaryngology. Jan 12 2021;42(3):102914. doi:10.1016/j.amjoto.2021.102914
  25. Pourrat O, Neau JP, Pierre F. Bell’s palsy in pregnancy: underlying HELLP syndrome or pre-eclampsia? Obstet Med. Sep 2013;6(3):132-133. doi:10.1258/om.2012.110093
  26. Vogell A, Boelig RC, Skora J, Baxter JK. Bilateral Bell palsy as a presenting sign of preeclampsia. Obstet Gynecol. Aug 2014;124(2 Pt 2 Suppl 1):459-461. doi:10.1097/aog.0000000000000221 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25004308/
  27. Evangelista V, Gooding MS, Pereira L. Bell’s Palsy in Pregnancy. Obstetrical & gynecological survey. Nov 2019;74(11):674-678. doi:10.1097/ogx.0000000000000732 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31755544/
  28. Lee CC, Su YC, Chien SH, et al. Increased stroke risk in Bell’s palsy patients without steroid treatment. European journal of neurology : the official journal of the European Federation of Neurological Societies . Apr 2013;20(4):616-22. doi:10.1111/j.1468-1331.2012.03765.x https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22672698/
  29. Tseng CC, Hu LY, Liu ME, Yang AC, Shen CC, Tsai SJ. Bidirectional association between Bell’s palsy and anxiety disorders: A nationwide population-based retrospective cohort study. J Affect Disord. Jun 2017;215:269-273. doi:10.1016/j.jad.2017.03.051 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28359982/
  30. Jung SY, Jung J, Byun JY, Park MS, Kim SH, Yeo SG. The effect of metabolic syndrome on Bell’s palsy recovery rate. Acta oto-laryngologica. Jul 2018;138(7):670-674. doi:10.1080/00016489.2018.1425902 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6714330/
  31. Kim SY, Oh DJ, Park B, Choi HG. Bell’s palsy and obesity, alcohol consumption and smoking: A nested case-control study using a national health screening cohort. Sci Rep. Mar 6 2020;10(1):4248. doi:10.1038/s41598-020-61240-7 https://www.nature.com/articles/s41598-020-61240-7
  32. Choi SA, Shim HS, Jung JY, et al. Association between recovery from Bell’s palsy and body mass index. Clinical otolaryngology : official journal of ENT-UK ; official journal of Netherlands Society for Oto-Rhino-Laryngology & Cervico-Facial Surgery . Jun 2017;42(3):687-692. doi:10.1111/coa.12801 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27886463/
  33. Kim SY, Lee CH, Lim JS, Kong IG, Sim S, Choi HG. Increased risk of Bell palsy in patient with migraine: A longitudinal follow-up study. Medicine. May 2019;98(21):e15764. doi:10.1097/md.0000000000015764 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6571209/
  34. Sheu JJ, Keller JJ, Lin HC. Increased risk of cancer after Bell’s palsy: a 5-year follow-up study. Journal of neuro-oncology. Nov 2012;110(2):215-20. doi:10.1007/s11060-012-0954-9
  35. Misulis KE, Galloway GM, et al. Bell’s palsy. First Consult. Updated 8/11/2010. Accessed 4/29/2014, www.clinicalkey.com
  36. Fahimi J, Navi BB, Kamel H. Potential misdiagnoses of Bell’s palsy in the emergency department. Annals of emergency medicine. Apr 2014;63(4):428-34. doi:10.1016/j.annemergmed.2013.06.022
  37. Mayo Clinic. Diseases and Conditions. Symptoms and causes. Stroke. Updated 2/9/2021. Accessed 4/16/2021, http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/stroke/basics/definition/CON-20042884
  38. NIH. U.S. National Library of Medicine. MedlinePlus. Facial paralysis. Updated 4/2/2021. Accessed 4/16/2021, http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003028.html
  39. Lampert L, Wong YJ. Combined antiviral-corticosteroid therapy for Bell palsy yields inconclusive benefit. Journal of the American Dental Association (1939). Jan 2012;143(1):57-8. doi:10.14219/jada.archive.2012.0020
  40. Cotler HB, Chow RT, Hamblin MR, Carroll J. The Use of Low Level Laser Therapy (LLLT) For Musculoskeletal Pain. MOJ Orthop Rheumatol. 2015;2(5)doi:10.15406/mojor.2015.02.00068
  41. Kim SJ, Lee HY. Acute Peripheral Facial Palsy: Recent Guidelines and a Systematic Review of the Literature. J Korean Med Sci. Aug 3 2020;35(30):e245. doi:10.3346/jkms.2020.35.e245
  42. Alayat MS, Elsodany AM, El Fiky AA. Efficacy of high and low level laser therapy in the treatment of Bell’s palsy: a randomized double blind placebo-controlled trial. Lasers in medical science. Jan 2014;29(1):335-42. doi:10.1007/s10103-013-1352-z https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23709010/
  43. Ordahan B, Karahan AY. Role of low-level laser therapy added to facial expression exercises in patients with idiopathic facial (Bell’s) palsy. Lasers in medical science. May 2017;32(4):931-936. doi:10.1007/s10103-017-2195-9
  44. Colombo F, Marques AM, Carvalho C, et al. The effect of the photobiomodulation in the treatment of Bell’s palsy: clinical experience . vol 8211. SPIE BiOS. SPIE; 2012.
  45. Husseman J, Mehta RP. Management of synkinesis. Facial plastic surgery : FPS. May 2008;24(2):242-9. doi:10.1055/s-2008-1075840
  46. Mayo Clinic. Diseases and Conditions. Symptoms and causes. Bell’s palsy. Updated 4/2/2020. Accessed 4/16/2021, http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/bells-palsy/basics/definition/CON-20020529
  47. Holland NJ, Bernstein JM, Hamilton JW. Hyperbaric oxygen therapy for Bell’s palsy. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2012;(2)doi:10.1002/14651858.CD007288.pub2
  48. Tankersley RW, Jr. AMINO ACID REQUIREMENTS OF HERPES SIMPLEX VIRUS IN HUMAN CELLS. J Bacteriol. Mar 1964;87(3):609-13. doi:10.1128/jb.87.3.609-613.1964 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC277062/
  49. Zhang R, Wu T, Wang R, Wang D, Liu Q. Compare the efficacy of acupuncture with drugs in the treatment of Bell’s palsy: A systematic review and meta-analysis of RCTs. Medicine. May 2019;98(19):e15566. doi:10.1097/md.0000000000015566 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6531040/
  50. Bian Y, He X, Hu S, et al. Functional Connectivity Modulation by Acupuncture in Patients with Bell’s Palsy. Evidence-based complementary and alternative medicine : eCAM. 2016;2016:5928758. doi:10.1155/2016/5928758 https://www.hindawi.com/journals/ecam/2016/5928758/
  51. Wu H, Kan H, Li C, et al. Effect of Acupuncture on Functional Connectivity of Anterior Cingulate Cortex for Bell’s Palsy Patients with Different Clinical Duration. Evidence-based complementary and alternative medicine : eCAM. 2015;2015:646872. doi:10.1155/2015/646872 https://www.hindawi.com/journals/ecam/2015/646872/
  52. Wang WH, Jiang RW, Liu NC. Electroacupuncture Is Effective for Peripheral Facial Paralysis: A Meta-Analysis. Evidence-based complementary and alternative medicine: eCAM. 2020;2020:5419407. doi:10.1155/2020/5419407
  53. Xiao X, Zheng Q, Shi Y, et al. Association of Patients’ Characteristics with Acupuncture Treatment Outcomes in Treating Bell’s Palsy: Results from a Randomised Controlled Trial. Evidence-based complementary and alternative medicine : eCAM. 2019;2019:6073484. doi:10.1155/2019/6073484 https://www.hindawi.com/journals/ecam/2019/6073484/
  54. Teixeira LJ, Valbuza JS, Prado GF. Physical therapy for Bell’s palsy (idiopathic facial paralysis). The Cochrane database of systematic reviews. Dec 7 2011;(12):Cd006283. doi:10.1002/14651858.CD006283.pub3
  55. Tanaka H. [Old or new medicine? Vitamin B12 and peripheral nerve neuropathy]. Brain Nerve. Sep 2013;65(9):1077-82.
  56. Rizzo G, Laganà AS. Chapter 6 – A review of vitamin B12. In: Patel VB, ed. Molecular Nutrition. Academic Press; 2020:105-129. https://www.academia.edu/40237015/_Molecular_Nutrition_A_review_of_vitamin_B12.PDF
  57. Wang LL, Guan L, Hao PL, Du JL, Zhang MX. Acupuncture and vitamin B12 injection for Bell’s palsy: no high-quality evidence exists. Neural Regen Res. May 2015;10(5):808-13. doi:10.4103/1673-5374.156987
  58. Flatters SJ, Xiao WH, Bennett GJ. Acetyl-L-carnitine prevents and reduces paclitaxel-induced painful peripheral neuropathy. Neurosci Lett. Apr 24 2006;397(3):219-23. doi:10.1016/j.neulet.2005.12.013 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1805703/
  59. Sima AA, Calvani M, Mehra M, Amato A. Acetyl-L-carnitine improves pain, nerve regeneration, and vibratory perception in patients with chronic diabetic neuropathy: an analysis of two randomized placebo-controlled trials. Diabetes Care. Jan 2005;28(1):89-94. doi:10.2337/diacare.28.1.89
  60. Kime CE. Bell’s palsy: a new syndrome associated with treatment by nicotinic acid; a guide to adequate medical therapy. AMA Arch Otolaryngol. Jul 1958;68(1):28-32. doi:10.1001/archotol.1958.00730020032004
  61. Calder PC. Omega-3 fatty acids and inflammatory processes: from molecules to man. Biochemical Society transactions. Oct 15 2017;45(5):1105-1115. doi:10.1042/BST20160474
  62. Gladman SJ, Huang W, Lim SN, et al. Improved outcome after peripheral nerve injury in mice with increased levels of endogenous ω-3 polyunsaturated fatty acids. J Neurosci. Jan 11 2012;32(2):563-71. doi:10.1523/jneurosci.3371-11.2012 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6621061/
  63. Lewis EJH, Perkins BA, Lovblom LE, Bazinet RP, Wolever TMS, Bril V. Effect of omega-3 supplementation on neuropathy in type 1 diabetes: A 12-month pilot trial. Neurology. Jun 13 2017;88(24):2294-2301. doi:10.1212/wnl.0000000000004033
  64. Singh SK, Srivastav S, Castellani RJ, Plascencia-Villa G, Perry G. Neuroprotective and Antioxidant Effect of Ginkgo biloba Extract Against AD and Other Neurological Disorders. Neurotherapeutics: the journal of the American Society for Experimental NeuroTherapeutics . Jul 2019;16(3):666-674. doi:10.1007/s13311-019-00767-8  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6694352/
  65. Lejri I, Grimm A, Eckert A. Ginkgo biloba extract increases neurite outgrowth and activates the Akt/mTOR pathway. PLoS One. 2019;14(12):e0225761. doi:10.1371/journal.pone.0225761
  66. Yin JJ, He Y, An J, et al. Dynamic Balance of Microglia and Astrocytes Involved in the Remyelinating Effect of Ginkgolide B. Frontiers in cellular neuroscience. 2019;13:572. doi:10.3389/fncel.2019.00572
  67. Gargouri B, Carstensen J, Bhatia HS, Huell M, Dietz GPH, Fiebich BL. Anti-neuroinflammatory effects of Ginkgo biloba extract EGb761 in LPS-activated primary microglial cells. Phytomedicine. May 15 2018;44:45-55. doi:10.1016/j.phymed.2018.04.009 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29895492/
  68. Potter PE. Curcumin: a natural substance with potential efficacy in Alzheimer’s disease. J Exp Pharmacol. 2013;5:23-31. doi:10.2147/jep.S26803
  69. Huang HC, Lin CJ, Liu WJ, Jiang RR, Jiang ZF. Dual effects of curcumin on neuronal oxidative stress in the presence of Cu(II). Food and chemical toxicology: an international journal published for the British Industrial Biological Research Association . Jul 2011;49(7):1578-83. doi:10.1016/j.fct.2011.04.004 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5793256/
  70. Cheng CY, Barro L, Tsai ST, et al. Epigallocatechin-3-Gallate-Loaded Liposomes Favor Anti-Inflammation of Microglia Cells and Promote Neuroprotection. International journal of molecular sciences. Mar 16 2021;22(6)doi:10.3390/ijms22063037 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8002297/
  71. Lai SW, Chen JH, Lin HY, et al. Regulatory Effects of Neuroinflammatory Responses Through Brain-Derived Neurotrophic Factor Signaling in Microglial Cells. Molecular neurobiology. Sep 2018;55(9):7487-7499. doi:10.1007/s12035-018-0933-z https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29427085/
  72. Mao L, Hochstetter D, Yao L, et al. Green Tea Polyphenol (-)-Epigallocatechin Gallate (EGCG) Attenuates Neuroinflammation in Palmitic Acid-Stimulated BV-2 Microglia and High-Fat Diet-Induced Obese Mice. International journal of molecular sciences. Oct 13 2019;20(20)doi:10.3390/ijms20205081
  73. Zhou J, Mao L, Xu P, Wang Y. Effects of (-)-Epigallocatechin Gallate (EGCG) on Energy Expenditure and Microglia-Mediated Hypothalamic Inflammation in Mice Fed a High-Fat Diet. Nutrients. Nov 5 2018;10(11)doi:10.3390/nu10111681
  74. Tan SW, Israf Ali DAB, Khaza’ai H, Wong JW, Vidyadaran S. Cellular uptake and anti-inflammatory effects of palm oil-derived delta (δ)-tocotrienol in microglia. Cell Immunol. Nov 2020;357:104200. doi:10.1016/j.cellimm.2020.104200  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32979761/
  75. Ambrogini P, Torquato P, Bartolini D, et al. Excitotoxicity, neuroinflammation and oxidant stress as molecular bases of epileptogenesis and epilepsy-derived neurodegeneration: The role of vitamin E. Biochim Biophys Acta Mol Basis Dis. Jun 1 2019;1865(6):1098-1112. doi:10.1016/j.bbadis.2019.01.026
  76. Ambrogini P, Minelli A, Galati C, et al. Post-seizure α-tocopherol treatment decreases neuroinflammation and neuronal degeneration induced by status epilepticus in rat hippocampus. Molecular neurobiology. Aug 2014;50(1):246-56. doi:10.1007/s12035-014-8648-2 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24488645/
  77. Sheridan PA, Beck MA. The immune response to herpes simplex virus encephalitis in mice is modulated by dietary vitamin E. J Nutr. Jan 2008;138(1):130-7. doi:10.1093/jn/138.1.130
  78. Nguyen H, Gupta V. Alpha-Lipoic Acid. StatPearls. StatPearls Publishing Copyright © 2021, StatPearls Publishing LLC.; 2021.
  79. Richard SA. Exploring the Pivotal Immunomodulatory and Anti-Inflammatory Potentials of Glycyrrhizic and Glycyrrhetinic Acids. Mediators Inflamm. 2021;2021:6699560. doi:10.1155/2021/6699560
  80. Sun ZG, Zhao TT, Lu N, Yang YA, Zhu HL. Research Progress of Glycyrrhizic Acid on Antiviral Activity. Mini Rev Med Chem. 2019;19(10):826-832. doi:10.2174/1389557519666190119111125
  81. Read SA, Obeid S, Ahlenstiel C, Ahlenstiel G. The Role of Zinc in Antiviral Immunity. Adv Nutr. Jul 1 2019;10(4):696-710. doi:10.1093/advances/nmz013 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6628855/
  82. Mailoo VJ, Rampes S. Lysine for Herpes Simplex Prophylaxis: A Review of the Evidence. Integrative medicine (Encinitas, Calif). Jun 2017;16(3):42-46.
  83. Paterson RR. Ganoderma – a therapeutic fungal biofactory. Phytochemistry. Sep 2006;67(18):1985-2001. doi:10.1016/j.phytochem.2006.07.004
  84. Kim YS, Eo SK, Oh KW, Lee C, Han SS. Antiherpetic activities of acidic protein bound polysacchride isolated from Ganoderma lucidum alone and in combinations with interferons. J Ethnopharmacol. Oct 2000;72(3):451-8. doi:10.1016/s0378-8741(00)00263-4  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/10624876/
  85. Li Z, Liu J, Zhao Y. Possible mechanism underlying the antiherpetic activity of a proteoglycan isolated from the mycelia of Ganoderma lucidum in vitro. J Biochem Mol Biol. Jan 31 2005;38(1):34-40. doi:10.5483/bmbrep.2005.38.1.034
  86. Yarnell E, Abascal K, Rountree R. Herbs for Herpes Simplex Infections. Alternative and Complementary Therapies. 04/01 2009;15:69-74. doi:10.1089/act.2009.15203
  87. Mazzanti G, Battinelli L, Pompeo C, et al. Inhibitory activity of Melissa officinalis L. extract on Herpes simplex virus type 2 replication. Nat Prod Res. 2008;22(16):1433-40. doi:10.1080/14786410802075939 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19023806/
  88. Wölbling RH, Leonhardt K. Local therapy of herpes simplex with dried extract from Melissa officinalis. Phytomedicine : international journal of phytotherapy and phytopharmacology . Jun 1994;1(1):25-31. doi:10.1016/s0944-7113(11)80019-x
  89. NIH. U.S. National Library of Medicine. MedlinePlus. Propolis. Updated 3/24/2021. Accessed 4/16/2021, https://medlineplus.gov/druginfo/natural/390.html
  90. Almuhayawi MS. Propolis as a novel antibacterial agent. Saudi J Biol Sci. Nov 2020;27(11):3079-3086. doi:10.1016/j.sjbs.2020.09.016 https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/14786410802075939?journalCode=gnpl20
  91. Luthuli S, Wu S, Cheng Y, Zheng X, Wu M, Tong H. Therapeutic Effects of Fucoidan: A Review on Recent Studies. Mar Drugs. Aug 21 2019;17(9)doi:10.3390/md17090487
  92. Krylova NV, Ermakova SP, Lavrov VF, et al. The Comparative Analysis of Antiviral Activity of Native and Modified Fucoidans from Brown Algae Fucus evanescens In Vitro and In Vivo. Mar Drugs. Apr 22 2020;18(4)doi:10.3390/md18040224 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7230360/
  93. Hayashi K, Nakano T, Hashimoto M, Kanekiyo K, Hayashi T. Defensive effects of a fucoidan from brown alga Undaria pinnatifida against herpes simplex virus infection. International immunopharmacology. Jan 2008;8(1):109-16. doi:10.1016/j.intimp.2007.10.017
  94. https://openventio.org/wp-content/uploads/Case-Report-Using-4-Fucoidan-Cream-for-Recurrent-Oral-Herpes-Labialis-Patient-Symptoms-Markedly-Improved-in-Terms-of-Time-to-Healing-and-Time-to-Loss-of-Discomfort-DOJ-5-135.pdf
  95. Carrera I, Martínez O, Cacabelos R. Neuroprotection with Natural Antioxidants and Nutraceuticals in the Context of Brain Cell Degeneration: The Epigenetic Connection. Current topics in medicinal chemistry. http://www.eurekaselect.com/article/102715
  96. Patel S, Vajdy M. Induction of cellular and molecular immunomodulatory pathways by vitamin A and flavonoids. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4832596/
Ultimas Publicaciones
  • Sustancias tóxicas (Parte 2)
  • Sal N-10 Natrum Sulfuricum
  • SUSTANCIAS TOXICAS 1
  • KLEBSIELLA PNEUMONIAE
  • TRATAMIENTO NATURAL DE LA ENDOMETRIOSIS
Piridoxina vitamina B6

Si necesitas alguna información solicítala y si es posible se te facilitará el acceso a ella